Babaganush: la receta de la crema de berenjenas

   1986. Babaganush: la receta de la crema de berenjenas

Durante mi infancia el encuentro con los dips o las cremas era muy diferente al que tengo actualmente. En estos días, muchos de los dips que hago tienen de base el queso crema o el parmesano. Pero cuando tus raíces son libanesas, te das cuenta que el queso aparece de otra forma y que las cremas se hacen con base de vegetales y tahini (pasta de ajonjolí). Si bien me cuesta decidirme por cual es mi favorita, debo reconocer que el babaganush en mi adolescencia era una especie de adicción. Creo que durante muchos años no supe reconocer la berenjena en otra manera que no fuera bien quemada hasta que soltara el sabor ahumado y fuera devorada por todos con el pan en el almuerzo. En las comidas en casa no podía faltar hummus, o labne, o esta.

Continue Reading

Laap Kai o la receta thai del pollo con menta y picante

2015. Laap Kai o la receta thai del pollo con menta y picante

Una de las cosas más lindas de hacerte adulto y de aprovechar buenas oportunidades en la vida es que puedes hacer sueños realidad. Mi situación laboral es un poco contradictoria, porque aún cuando trabajo en un sector inestable que es el mundo petrolero, donde a veces se está bien o se está mal, en mi caso personal he podido mantenerme en proyectos por diez años. Esos años me han dado maravillosas oportunidades. El año pasado donde toda la situación se olía mal, tomé la decisión de que antes de cumplir 40 años quería visitar Asia. Y tenía que cristalizar ese sueño.

Continue Reading

La receta de la ensalada griega de queso feta y sandía (patilla)

2011. La receta de la ensalada griega de queso feta y sandía (patilla)

En el 2011 me propuse como meta correr un maratón! Y cómo no sabía si correría más de uno con mis pies planos, me fui por lo grande: El de Nueva York! De hecho no he vuelto a correr distancias tan largas, pero creo que lo haré dentro de unos años! El asunto es que entrenar para un maratón en una ciudad lluviosa puede llegar a ser duro. Sin embargo, como todo tiene su encanto, el mío era irme los sábado al parque Simón Bolívar (el refugio más verde de la ciudad) y darle varias vueltas a la pista de trote. Al final mi gran recompensa era comerme unos enormes trozos de patilla (sandias) helada y jugosa que venden en los quioscos de fruta del parque. En realidad, no los comía, los engullía! creo que si alguien me espiara por una rendija ese momento, le resultaría la persona más asquerosa que podría haber conocido porque no me importaba llenarme todo el mentón de pedazos rojos de patilla. Algo tenían las de ese parque, que a veces solo vuelvo a correr para volver a darme ese placer.

Continue Reading

El Salmón Gravlax (o Gravadlax)

2011. Desde los países nórdicos: El Salmón Gravlax o Gravadlax

A finales del 2011 mi jefa y amiga, Gaby, me envió de trabajo dos semanas a Buenos Aires, que se volvieron 6 fantásticos meses. En esa época vivía con los viáticos que me daba la empresa, así que esos meses me olvidé de cocinar y decidí disfrutar la vida gastronómica porteña. Un lugar que me encantó, al que fui varias veces a cenar y también a tomar brunch, fue Olsen, inspirado en la cocina nórdica y además, con un ambiente fantástico para tomarte unos tragos y escuchar buena musiquita. Fue ahí donde descubrí el salmón gravlax. Al principio, pensé que era un salmón ahumado, luego que era un sashimi pero con algún aceite que hacía que su color fuera más opaco y su sabor no fuera el del pescado crudo.

Continue Reading