Gastroviajes + Libros

La mala costumbre de leer y el mal hábito de regalar libros

La mala costumbre de leer y el mal hábito de regalar libros

Debo reconocer que a mí el verdadero hábito de la lectura me llegó bastante tarde: en la universidad a eso de los 17 años. Creo que como estudiante de Ingeniería te sobresaturas tanto de números, química y fórmulas, que era para mí muy relajante sacar un libro de mi morral en el bus de la universidad y hacer el viaje de vuelta a casa entre páginas de cuentos de Clarice Lispector y de Julio Cortázar. Desde entonces se me fue desarrollando el placer para mí de leer ficción, fueran novelas o cuentos. Creo que como en esa época era alguien que carecía de celular y mucho menos a finales de los noventa, no teníamos esos smartphones en los cuales pasar horas en las redes sociales, disfrutaba muchísimo el objeto libro. De hecho hasta el 2013 fui una persona sin televisión en su cuarto. Por eso en gran parte es que desde el 98 más o menos no ha pasado ni un solo año en el que al menos me haya leído tres o cuatro libros, e incluso buenos meses donde he sido un devorador de páginas.

Sin embargo, debido a esa mala costumbre de leer he cultivado otra: la de comprar libros, y ahora tengo en casa como una fila de 30 o 40 que en cualquier momento me tendrán como lector. Además, como si fuera poco tengo otro peor hábito: cuando me gusta mucho un libro me encanta que amigos, familia o gente que me cae bien también tenga el placer y la oportunidad de leerlo. Por eso mi peor hábito es regalar libros, y por eso escribo esto.

Un librero una vez en Caracas me dijo que uno no escoge el libro, si no que ellos lo eligen a uno. Así que en esas tardes de fotos que hago en casa a mis recetas, me paseé por mi pequeña biblioteca, y seleccioné 10 libros que me han gustado mucho y uno que quiero leer el próximo año y los puse a modelar con platos de comida que ya he preparado para el blog. Si tienes en mente regalar un libro, o quieres volver a leer algo, te invito a revises esta galería libro-comestible y te animes por alguno! Todos para mi valen mucho la pena! O si eres un devorador de libros y ya te has leído todos los de la lista, más bien te invito a que me cuentes cuál de estos es tu preferido! Me encantará que hablemos de libros y comida.

Mi lista –de algunos- de mis libros preferidos:

Sensitivo: “Tokio Blues” de Haruki Murakami.

Si sabes de alguien que quiere leer Murakami, el mejor inicio que puede tener es Tokio Blues. Su nombre real es “Norwegian Wood” que hace mención a una canción de Los Beatles. Mi mejor manera de describir este libro, es que es un libro sensitivo: yo sentía mucho lo que sucedía entre los personajes a través de su historia, lo que comían, el movimiento del tren, el frío del invierno en Tokio, las depresiones que viven algunos personajes. Me sorprende un poco que un libro traducido de un idioma que no es latino, me haya dado tantas emociones. Además, es el mayor acercamiento que he tenido con esa ciudad, y la verdad después de leerlo tengo muchas ganas de visitar Japón, espero hacerlo muy pronto. Es de los libros que más he regalado a amigos y que más ha gustado. Ojalá algún día le den el premio nobel a Murakami.

Los cuentos: “Demasiada Felicidad” de Alice Munro.

Una vez en un taller de literatura que hice en Caracas, leímos un cuento aburridísimo. Era de esta escritora. No sé si era porque la persona que leía el cuento no usaba la entonación correcta o era que yo estaba cansado que no le tomé atención. El asunto fue que Alice Munro apareció convertida en libro en la película “La Piel que habito” y me quedó sonando. Luego le dieron el premio nobel de Literatura y volvió a aparecer por 3era vez. Así que mi amiga María Camila en un juego del amigo secreto me regaló “Demasiada Felicidad” (en realidad yo lo había solicitado como opción de obsequio) y cuando empecé a leerlos los disfruté muchísimo, sobre todo porque lo tomé en un momento que llevaba leyendo muchas novelas y me apetecían unos cuentos. Lo que más me gustó de la manera que escribe Munro, es que sutilmente le agrega dosis de violencia a las historias de manera sorpresiva. Mis preferidos de ese libro son: Dimensiones, El Filo de Wenlock, Radicales Libres y Cara. ¿Cuáles son los tuyos?

Los hechos de la vida real: “La Isla de la Pasión” de Laura Restrepo.

Cuando mi amiga Ofelia me habló de este libro, por el nombre, yo pensé: este libro debe ser una novela ridícula y cursi. La mayor sorpresa fue que me resultó una historia fascinante y de ahí arranqué a leer otras novelas de esta escritora. Pero mi preferido sigue siendo este. Tuve la oportunidad de conocerla en una feria del libro en Bogotá y me firmó el ejemplar de esta foto. Ella en un conversatorio menciona que este libro tiene más carácter periodístico que otra cosa, pero a mi me resultó una novela muy emocionante sobre los sobrevivientes de la isla Clipperton al suroeste de México. El libro lo acompaño con naranjas, ya que los cítricos son un actor de reparto en algunas páginas de la novela.

La ciencia ficción: “El hombre ilustrado” de Ray Bradbury

¿Te imaginas que alguna vez tocará a la puerta de tu casa un hombre y te pidiera posada por una noche? Ese mismo hombre que al quitarse la camisa para dormir mostrara que está lleno de tatuajes y que cada uno de ellos son cuentos que cobran vida, y que además son ciencia ficción. Cada cuento más interesante que el otro. Eso es el mágico libro de “El Hombre Ilustrado”, mi preferido de Ray Bradbury y que es una excelente recomendación para la gente que como yo disfruta mucho la ciencia ficción.

Lo divertido: “La tía Julia y el escribidor” de Mario Vargas Llosa.

Una vez en Buenos Aires, en una librería en Recoleta le dije a mi amiga Ana Paula Kobe que quería leer un segundo libro de Vargas Llosa. Ella me confesó que era una entusiasta lectora de este él y me dijo que sin dudarlo leyera “La tía Julia y el escribidor”. Ese título nunca me había gustado y por eso siempre lo había evitado. Pero cuando empecé a leer esa historia tan divertida (que es muy autobiográfica) realmente me las devoré y me reí muchísimo. Fue un libro perfecto para esos momentos que quieren leer algo escrito con mucha calidad pero que te relaja mucho y te hace carcajear mucho! No he vuelto a leer ningún otro libro que me guste más que este.

Otro mundo: “El Museo de la Inocencia” de Orhan Pamuk.

Una de las buenas cosas del premio Nobel es que conoces escritores que no tenías ni idea que existían. Sobre todo si son de otras latitudes que no siempre todo lo que sacan es traducible al castellano. Pues yo nunca había leído nada de Turquía hasta que compré “El Museo de la Inocencia”. Sus magníficas páginas se llenan de una historia de amor cargada de mucho drama y Estambul se vuelve un personaje más del libro. Mi amigo Alejandro Duque me contó que el Museo existe en Estambul y cuando visite la ciudad seguramente pasaré por él para materializar un poco las líneas de ese libro.

La mirada íntima y la 2da persona: “Diario de Invierno” de Paul Auster.

Una de las personas con las que he tenido mayor libro-afinidad es mi amiga Olga. Ella fue la que me regaló este ejemplar de Diario de Invierno de Paul Auster. Este es el libro más íntimo del autor, ya que va contando parte de su historia de una manera que a mi me encantó: usa la 2da persona. Sentía a través de sus páginas que el escritor me hablaba, más que estaba leyendo. Y como se desnuda en muchos aspectos, es interesante conocer un poco de que va su vida y que lo llevó a escribir otros libros muy buenos como “La Invención de la Soledad”.

El drama: “La enfermedad” de Alberto Barrera Tyska.

 Este es una de esas novelas que se hace fácil de leer, pero a la vez se sufre constantemente. Es de esos dramas que me gusta ver en el cine, y que disfruto también a través de sus páginas. Hay dos historias que transcurren en Caracas, una sobre combatir una enfermedad, otra sobre una obsesión. A mí me encantó la manera como Barrera Tyska escribe y aunque no he leído más libros escritos por él, espero pronto encontrar en alguna librería de la ciudad otro que se llama “Crimenes”.

La aventura: Los Detectives Salvajes de Roberto Bolaño.

Mi amiga Alejandra Parejo odia este libro, y mi amiga Rossana Miranda lo ama. Creo que Bolaño es de amores y odios. Y es que Los Detectives Salvajes el libro más largo de todos los que recomiendo se compone de historias un poco descabelladas que se van moviendo por una amplía geografía: aparece Africa, Centroamérica y hasta un desierto. Está narrada por un montón de personajes (entre ellos uno que es el mismo Bolaño con el nombre de Arturo Belano) y ha sido una novela que ha recibido muchos premios internacionales y que se ha traducido a otro montón de idiomas. Yo la disfruté muchísimo, pero la recomendaría a gente que le guste leer mucho, y no para alguien que esté empezando en esto de hacer la literatura un nuevo hobbie, ya que son como 600 páginas y entre ellas algunas que me parecieron un poco surrealistas.

La poesía: Que la vida iba en serio de Jaime Gil de Biedma.

Siempre le he tenido un poco de miedo a la poesía. Creo que por que me cuesta conectarme con ella. No la disfruta si es muy recargada y llena de elementos y los poemas son muy largos. Tal vez es que como no sé mucho de poesía, no he dado con la que más me gusta. Pero no todo lo evito. Hay poesía que disfruto mucho. Como la que mi amiga Paulina Morcillo me regaló en Barcelona en el 2003. Ella me abrió el mundo de Jaime Gil De Biedma y en el libro “Que la vida iba en serio” disfruté mucho el poema “Pandemica y Celeste”. Desde entonces, una o dos veces al año abro este libro y repaso unos poemas. Si sabes de alguien que le encanta la poesía este puede ser un buen regalo (si no lo tiene ya).

Historia: “El Imperio eres tú” de Javier Moro

No soy muy de historia. Me gusta mucho más la ficción. Sin embargo, desde hace rato quiero leer algo que cuente una historia que ya sucedió en el pasado. Así que como muchas personas me han recomendado este libro sobre la independencia de Brasil, sin pasar por  una guerra con Portugal, en el próximo año lo haré. Además, en la feria del libro de Bogotá conocí al escritor y me agradó la manera humilde que tenía para acercarse a los lectores que le pedían que les firmara estos libros.

Espero que disfruten estos libros! y que regalen alguno de estos!