Ovolacto + Postres + Recetas

Bratapfel: postre de manzanas horneadas rellenas de nueces y pasas

2016. Bratäpfel: postre alemán de navidad de manzanas horneadas

Hay amigos que nacen de afinidades y de los encuentros en los lugares por los que pasamos, como si fuera puntual conocerse en algún momento de la vida. En cambio, hay amistades que se crean a través de personas en común o de referencias de alguien. Pero ¿qué sucede con aquellos que son la pareja de otro amigo? Esas a veces pienso son las más difíciles de manejar. Tienen como una ley especial. Son esos amigos en las que no te puedes permitir encantarte demasiado, porque cuando la relación termine con ella o él, será complicado mantener la relación. Me ha pasado muchas veces y quedo como desinflado de saber que será difícil volver a compartir en el corto plazo, porque se ha perdido cierto vinculo.

El lado positivo, es cuando te encariñas con la pareja de tu amigo y empiezas a formar una amistad súper fuerte, pero que además, la ecuación corre con la suerte de que ellos son tal para cual y así podrás verlos nuevamente. Con mis amigos Giovanni y Joerg me pasó eso.

La historia de ellos es muy linda. Cuando conocí a Giovanni en 2012, apenas salía con Joerg. Ellos mantenían una relación a distancia, uno en Bogotá y el otro en Berlín. La gente suele ser muy pesimista con esos noviazgos separados por países, pero como dice Jorge Drexler en una de sus canciones: “Qué si hay amor me dijeron toda distancia se salva”. Y bueno, ellos se salvaron de meses separados: Giovanni tomó sus maletas y desde hace casi 5 años conviven juntos entre Nueva York y Berlín.

Joerg entonces, después de mis encuentros con él estos años y de que me cayera tan bien, se convirtió en uno de esos amigos que uno no quisiera que jamás terminaran su relación para que en la separación de bienes no quede por fuera la continuidad de la amistad. Mientras tanto ellos cada vez que aterrizan en Bogotá, nos vemos y compartimos así sea una larga cena donde actualizamos vidas y llenamos copas de vino.

En una de esos encuentros, en noviembre de 2016, le comenté que estaba pensando en mis recetas de navidad de ese año, y que si conocía alguna típica de Alemania. Ahí fue cuando me mencionó las famosas manzanas rellenas de nueces y uvas pasas que tienen por nombre Bratapfel. Él no las sabía hacer, pero me invitó a través de una receta que me envió a que yo lo intentara. Cómo apenas estaba probando versiones de ese simpático postre, no me atreví a publicarla tan rápido. Este año he vuelto a ensayar la receta, le he agregado más tiempo al horneado para suavizar la manzana y he buscado un sustituto para la mermelada de manzana a fines de poder recrear una navidad alemana en la mesa de nuestra casa a muchos kilómetros de Berlín, los mismos tantos que los primeros meses de mis queridos amigos. Que disfruten esta receta!

La receta del Bratapfel o manzanas horneadas rellenas de nueces y pasas:

Para 4 personas

Ingredientes:

4 manzanas tipo gala (o pueden ser rojas). Las originales son

40 gramos de uvas pasas (equivalente a una media taza)

50 gramos de nueces del nogal o tipo walnut trituradas (equivalente a 2/3 de taza)

½ tsp (cucharadita) de canela en polvo

1 ½ tbsp (cucharadas) de miel o jarabe de agave.

1 chorro de ron o amaretto

1 pizca de sal

Hilos de mantequilla

2 tbsp (cucharadas) de mermelada de manzana (o substituto: jugo néctar concentrado de manzana o compota – ver tip # 1)

Opcional: ¼ tsp de jengibre molido y ¼ tsp de nuez moscada rallada.

Para la crema de vainilla:

2 yemas de huevo (a temperatura ambiente)

1 tbsp (cucharadas) de azúcar de vainilla (o uso 1 tbsp de azúcar blanca + 1 tsp de extracto de vainilla)

2 tbsp (cucharadas) de azúcar blanca refinada

200mL de leche entera

½ tsp (cucharadita) de maicena (cornstarch)

¿Qué hago?

1 Precaliento horno a 375F/180°C. Caliento en una olla pequeña las uvas pasas y el ron, para que estos frutos absorban el licor. Tomo las manzanas, hago un corte donde les quito la parte de arriba (dejando como un sombrerito).

Tomo la parte inferior y con un “descorazonador” quito el centro con semillas y retiro gran parte de la pulpa de la manzana.

2 Combino en un bowl las nueces, pasas, compota, canela, miel y mezclo.

Relleno las manzanas con esa mezcla y le pongo unos “flakes” o hilos de mantequilla antes de cerrar con el sombrero.

3 En una refractaria engrasada con aceite vegetal o mantequilla pongo las manzanas, y las horneo por 45-50 minutos así: 35 minutos sin el sombrerito y 10-15 con el sombrerito. Cuando he hecho el método de hornearlas enteras se me ha quemado un poco el tope de la manzana. Nota: si las manzanas son muy grandes recomiendo hornear hasta 60 minutos.

4 Mientras se hornean las manzanas, procedo a preparar la crema de vainilla. Bato manualmente las yemas de huevo con maicena, azúcar (y el azúcar-vainilla) en un recipiente hasta que se unan bien y no se vean grumos. Luego agrego la leche y vuelvo a mezclar bien. Paso a una olla y caliento a fuego medio sin dejar hervir, mezclando bastante. Apago y deja enfriar.

5 Retiro las manzanas del horno, dejo enfriar unos minutos (sin que dejen de estar algo calientes o tibias).

Quito el sombrero, lleno de crema de vainilla y disfruto!

 

Puedes comerlas sin salsa. Suelo usar un cuchillo para cortar mejor la manzana, ya que a veces es difícil.

Tip #1: el verdadero ingrediente de la mermelada de manzana es lo que se conoce en Alemania como “Apple jelly”, buscando en internet un buen sustituto es licuar una manzana y calentarla por varios minutos hasta que se forma una pasta parecida a la compota en consistencia.

Tip #2: muchas veces los trozos de manzanas que saco al descorazonar las pico en cuadritos muy pequeños y los agrego a la mezcla de relleno.

Tip #3: esta receta la conviertes fácilmente en un postre vegano dejando de usar los hilos de mantequilla y la miel cambiando por gotas de aceite vegetal y jarabe de agave. Con la salsa de vainilla todavía no he experimentado que hacer para encontrar una opción vegana.

Tip #4: otra opción para acompañar las manzanas puede ser usar bolas de helado o crema chantilly.