Ensalada crujiente de habichuelas

2017. Ensalada de habichuelas crujientes

De niño uno siempre tiene sus limitaciones comestibles. Hay alimentos que por colores o aspectos repudias y no quieres comer. Aunque por venir de una familia libanesa desde pequeño empiezas a adquirir una amplia gama de especias y sabores, había unos que no soportaba. Como ya dije una vez, las lentejas cocinadas eran la mala noticia del almuerzo. La otra eran las vainitas (el término que usamos en Venezuela para las habichuelas). En mi casa o en la de mis tíos solían prepararlas guisadas con salsa de tomate y a mí no me resultaba nada rico esa textura un poco babosa al cocinarse tanto. Hoy a casi 20 años después de no vivir con mis padres, creo que me las comería feliz solo por revivir el sabor “casero”. Uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde.

Así que muchos años después en mi constante búsqueda divertida en casa de qué hacer con ingredientes que no me gustaban de niño, además de las hamburguesas de lentejas, hemos hecho algo con las vainitas o las habichuelas, a raíz de un reto-reclamo que me hizo Jorge una vez. Me dijo que yo compro muchas revistas de cocina, pero las ojeo y no las pongo en uso. Eso obviamente me retó y tomando en cuenta que aunque en Bogotá siempre hace frío, pero que en otros lugares del mundo más bien es un verano muy caliente, tomé la edición de Bon Appetit Magazine de agosto del 2016 cuyo título no puede ser más atinado “Stay Cool” (mantente frío). Y en sus recetas proponen una súper refrescante: la ensalada de habichuelas crujientes cocinadas en hielo.

Esta rica y saludable ensalada combina vegetales que me encantan: los pepinos, las cebollas largas, los rabanos con un montón de habichuelas. Todo se mete en un bowl grande lleno de agua con hielo y la textura sin duda alguna cambia. Yo le agregué unos cuadritos de pimentón para darle más color! Así que los invito a preparar esta receta perfecta para un día de intenso calor. Que la disfruten!

La receta de la ensalada de habichuelas crujientes

Ingredientes:

½ pepino tipo europeo grande

4 rábanos pequeños

2 cebollas largas picadas en lonjas largas y finas

1 libra o 500 gramos de habichuelas comunes (yo encontré verdes y amarillas y las mezclé, pero lo usual es ver las verdes)

200 gramos de vainitas planas o guisantes.

Opcional: un pimentón rojo, amarillo o naranja

Para el aderezo:

3 tbsp (cucharadas) de jugo de limón

3 tbsp (cucharadas) de aceite de oliva

1 tbsp (cucharada) de salsa de soya

2 tsp (cucharaditas) de ajonjolí tostado

¼ tsp (cucharadita) de azúcar morena

Pizcas de sal y pimienta

¿Qué hago?

1 Con un pelador de papas hago los cortes de la cebolla larga y del pepino. Corto en círculos delgados los rabanos.

2 En un bowl con agua llena de hielo agrego estos vegetales y los dejo por 15 minutos hasta una hora reposar o cocinar. Este efecto del hielo los vuelve crujientes! Después de esto, se cuelan los vegetales.

3 Mientras los vegetales, reposan en hielo, pongo a calentar agua con media cucharada de sal en una olla. Cuando hierve agrego las habichuelas y los guisantes por un minuto y medio y los retiro usando una cuchara hueca y los sumerjo en un bowl con abundante agua con hielo y un poco de sal. Mantengo por 20 minutos o menos si estoy apurado y debo comer algo!

4 Retiro del agua con hielo todos los vegetales. Las habichuelas y los guisantes les realizo cortes diagonales de dos o tres partes.

5 Preparo el aderezo. Mezclo todos los ingredientes.

6 Ensamblo la ensalada: en un bowl agrego las habichuelas y guisantes y luego las baño de aderezo. Pruebo para verificar si requieren un poco más de sal o pimienta. Continúo con los otros vegetales y sirvo en la mesa.

Disfruto de esta rica ensalada saludable y vegana!

Tip #1: adereza siempre unos minutos antes de servir para que marinen un poco los vegetales y adquieran sabor del aderezo. Tampoco los dejes demasiado tiempo porque el pepino se puede poner un poco aguado.

Tip #2: cuela bien los vegetales después de retirarlos del agua con hielo para que no queden muy aguados, sino crujientes.

Continue Reading

Ensalada de zanahorias y pistachos

2017. Ensalada iraní de zanahorias y pistachos 

Hay verdades tan grandes como una casa. Una de ellas es: si en un viaje te gusta algo mucho: cómpralo! No esperes para después porque es posible que no lo encuentres. Yo todavía no aprendo esa lección. La última vez me pasó hace poco, cuando estuvimos en marzo de paseo por India, en todas las esquinas que veíamos libros siempre me topaba con una de cocina india que me enamoraron sus fotos. Como lo veía tan seguido y el libro era grande y pesado me confié y dije: lo compraré en el aeropuerto de salida. ¿Cuál fue la gran sorpresa? No quedaba! Se había agotado. Así que curioseando y con las ganas de llevarme un libro de gastronomía, me topé con uno iraní que captó mi atención por su portada azul con dorado y por las fotos del interior.

Llegando a Bogotá me puse a la tarea de aprender cocina iraní sin haber estado en Irán, y de ahí surgieron recetas sencillas como las bolitas de dátiles y almendras que ya publiqué hace unas semanas, y hoy quiero compartir otra de ese libro: una ensalada súper saludable y deliciosa a base de zanahorias ralladas y pistachos tostados con aderezo de jugo de arándanos, que nos ha gustado mucho y ya la hemos hecho varias veces en casa.

A veces una cosa te lleva a otra, y buscando un libro de cocina india volví con uno iraní. Lo bueno fue que por Amazon encontramos el otro libro y ya viene en camino para enseñarnos muchas cosas ricas! Mientras tanto los invito a disfrutar de esta rica ensalada!

La receta de la ensalada iraní de zanahorias y pistachos

Ingredientes:

350-400 gramos de zanahorias peladas y ralladas (son unas 2 grandes o 3 medianas)

1 puño de menta fresca picadita (15-20gramos)

1 puño de perejil picadito (15-20gramos)

2 tbsp (cucharadas) de jugo de limón

3 tbsp (cucharadas) de aceite de oliva extra virgen

1 ½ tbsp (cucharada) de concentrado de jugo de arándano (la receta original lleva concentrado de granadas o pomegranate molasses)

½ tsp (cucharadita) de sal

½ tsp (cucharadita) de pimienta recién molida

20 gramos de pistachos sin cascaras y cortados en dos o tres piezas (chopped)

Opcional: 1 taza de semillas de granada

¿Qué hago?

1 Rallo la zanahoria, pico los verdes y le quito la concha (cáscara) a los pistachos.

2 Pongo a tostar los pistachos en una sartén a fuego medio por unos segundos (con cuidado porque se pueden quemar).

3  Hago el aderezo: mezclo el concentrado de arándanos, el aceite de oliva, limón, sal y pimienta.

4  En un bowl combino la zanahoria con el perejil y menta. Agrego el aderezo y mezclo.

5 En el momento de servir la ensalada agrego los pistachos encima, mezclo ligeramente. Si tengo granadas también se las pongo a la ensalada.

Tip #1: puedes reemplazar la menta por yerbabuena.

Tip #2: esta receta es recomendada para una dieta vegana. Puedes hacerla crudivegana sin tostar los pistachos.

Si tienes alguna duda no dejes de escribirme a foodografos@gmail.com o por instagram a @food.o.grafo

Continue Reading

Fideos de zucchini con pesto (zucchini noodles)

2017. Fideos de Zucchini con pesto (o zucchini noodles)

No es si no hasta cierta edad en la que comprendes el valor del tiempo. Cuando somos niños y cumplimos años, esperar hasta el año siguiente parece una eternidad. Cuando viajas en auto, llegar a un parque puede convertir las agujas del reloj en sensaciones de siglos. Pero cuando ya eres un adulto, todo eso cambia. Cada día que vives se vuelve como un instante apenas, y quieres disfrutar todo tanto como si pudieras congelar muchos de esos momentos y quedarte en ellos.

Continue Reading

Escalivada catalana

2002. Escalivada catalana

En el libro que estoy leyendo en estos días, Murakami plantea mundo real paralelo al mundo actual. No es un mundo imaginario, es tan solo otro que ocurre con las mismas personas, los mismos lugares, los mismos vehículos, solo que mucha gente no se da cuenta. La única diferencia realmente notable de cambio de mundo es que hay dos lunas en el nuevo.

Continue Reading

Ensalada de quinoa con espárragos y edamames

2014. Ensalada de quinoa con espárragos y edamames

Cuantas veces nos ha pasado que odiamos los finales. No soportamos finales tristes en las películas, que nos termine la persona que nos gusta tanto, o que simplemente culmine el fin de semana y aparezca el tan temido lunes. En occidente no estamos diseñados para entender los finales y mientras que en Oriente celebran la partida de un ser querido, nosotros nos entristecemos enormemente, porque queremos pensar que nada debería acabarse, mucho menos una vida de un afecto cercano.

Continue Reading

Ceviche de Mango

2005. El ceviche de mango y las amistades que perduran en el tiempo

La primera persona que me habló del ceviche de mango fue mi amigo Mauricio Herrera. Eso fue hace ya muchos años, por ahí en el 2006 cuando ambos vivíamos en Caracas y todavía pensábamos que nos quedaríamos en Venezuela. Aunque ninguno de los dos fue expulsado de allá, elegimos simplemente emigrar porque no soportábamos la cotidianidad política, social y económica del país en ese momento: nada más y nada menos. Lo cierto era que yo también en temas del corazón, me sentía solo. Ahora cuando miro hacia atrás pienso que definitivamente ninguno de los dos vivió lo más duro de la historia contemporánea de mi querido y adolorido país. Él dejó Caracas en el 2008 y yo en el 2010. Mauricio vive en Sídney y yo aquí en Bogotá, y aunque no nos hemos vuelto a ver en 8 años, es de los mejores amigos que tengo de los recuerdos de mi vida de muchos años en Caracas.

Continue Reading