Recetas

Langostinos con tomate y queso feta (Garides Saganaki)

2016. La receta de los langostinos con tomate y feta (Garides Saganaki)

Uno de los mayores tesoros que me dejó el curso de portugués que hice hace tres años, fueron muchas de sus amistades. Con un grupo lindo de amigos hicimos muchos viajes por Colombia, celebramos cumpleaños, nos reunimos para hacer comidas temáticas y todavía con algunos de ellos, conservamos la tradición de vernos cada dos o tres meses y quedar para un café.

De esas amistades, una de las más estrechas es con mis amigos Mónica y Andrés, ah! Y por supuesto con Alicia, su pequeña de menos de un año que es la consentida de todos nosotros y que la consideramos a decir verdad una sobrina más de las tantas elegidas que me ha dado la vida. Alicia, es en especial, una bebe curiosa, pero tranquila y eso nos hace felices cuando nos reunimos con ellos porque sigue nuestras conversaciones atenta.

En uno de esos tantos encuentros, Andrés, Mónica y Alicia sabiendo de nuestro gusto por la cocina griega (ya que una vez compartimos con ellos la ensalada de sandía), nos obsequiaron un libro de recetas que hemos puesto en práctica ya en nuestra cosas: “Food from many greek kitchens” (Comida de muchas cocinas griegas).

Una receta que nos encanta sobre todo porque tiene pocos ingredientes y muchos de ellos que seguramente es común tener en la despensa como tomate, ajo y aceite de oliva, es la de los langostinos con tomate y queso feta. Su nombre en griego es “Garides Saganaki” y lo cierto, es que lo original es usar camarones grandes, pero nosotros decidimos usar unos langostinos grandes que nos regalaron de Guayaquil, ya que la mayoría de los camarones que encontramos en Bogotá son pequeños. Este plato es muy fácil de hacer y perfecto para servir en una linda cena con amigos y familia. Que la disfruten!

Muchas gracias Alicia, Mónica y Andrés por este libro!

La receta de los langostinos con tomate y feta

Para 4 personas

Ingredientes:

12 langostinos o 16 camarones medianos

2 latas de tomates enteros o en cuadritos (de 400 gramos cada uno o 14 onzas)

300 gramos de queso feta fresco cortado en cubitos

2 palitos de cebolla larga o cebollin (Green onions)

3 dientes de ajo

1 tsp (cucharadita) de sal marina

2 tsp (cucharaditas) de pimienta recién molida

¼ taza de perejil picadito (aproximadamente un puñito)

4 tbsp (cucharadas) de aceite de oliva. En el libro dicen que uses 5, pero a nosotros nos quedó mejor con 4 y es más saludable.

Pan pita (calcula uno por persona).

¿Qué hago?

1 Si las latas son de tomates entero los pico en cubitos medianos. Reservo en un bowl. Pico la cebolla larga en trozos pequeños, el queso feta en cubos y el perejil muy pequeño. Le quito la cascara a los langostino dejando la cola intactas.

2 En una sarten pongo el aceite de oliva a calentar. Agrego la cebolla larga a fuego medio-bajo hasta que se suavice (más o menos un minuto o un poquito más). Pongo a sofreír el ajo con la cebolla hasta que se desprende el olor. Eso es cuestión de unos 20 segundos. Agrego el tomate, la mitad del perejil, la sal y la pimienta, y mezclo en el sarten para que se combinen y continúo cocinando a fuego medio-bajo por 10 minutos.

3 Agrego los langostinos al sartén y los cubro con salsa de tomate. Cocino con el sartén tapado por 3 o 4 minutos. Si estoy usando camarones cocino unos 2 o 3 minutos. Vas a ver cómo cambian de color y se vuelven rosados.

4 Luego agrego el queso feta y dejo cocinando a fuego bajo por 5 minutos, moviendo el sartén cada uno o dos minutos para que se mezcle el feta con la salsa de tomate y los langostinos.

5 Tomo un pan de pita, y lo coloco sobre un plato. Pongo 3 langostinos con salsa y queso y disfruto! Esparzo el perejil que reservé sobre eso.

Tip #1: Recuerda que los langostinos son más grandes y gruesos que los camarones, si vas a usar camarones, entonces cocinalos uno o dos minutos menos en salsa.

Tip #2: Esta receta es saludable, porque no lleva azúcar y puedes bajarle el aceite de oliva y quitar el pan pita o reemplazarlo como yo hago por pan pita integral. Mira que lindo se ve servido sin pan: