Recetas

Hummus de Zanahoria (Cummus)

2017. Hummus de Zanahoria (cummus: carrot+hummus)

Cuando llegué a Colombia una de las cosas que más curiosidad me dio es que aquí le decían al hummus: tahini. Yo, pecando de antipático, sabelotodo o un poco arrogante, corregía a la gente diciendo que no era tahini, sino hummus, y que el tahini era uno de los ingredientes que formaban ese dip, es decir, la pasta de ajonjolí.

Eso no es lo peor, sino que por venir de una familia libanesa en la que todavía mis papas hablan árabe entre ellos, el hummus se pronuncia como una hache que se transforma en jota y de una doble m que se acentúa, y así lo hacía yo en estas tierras.

Al final, creo que nadie le dio mayor importancia, e incluso algunos hasta empezaron a decirle a su tahini: hummus. Creo que en el fondo fue más porque se divertían comiendo este delicioso dip que fue la primera receta que tuve en mis páginas comestibles. Porque sin duda alguna, el hummus es una crema fantástica que calza en todas las culturas occidentales y orientales, tradicionales y cosmopolitan, carnívoras y vegetarianas: a todos les gusta!

Por eso, a más de un año de publicada la receta original, nos animamos a volver a hacer este dip pero esta vez dándole color. Esta semana publicaremos dos recetas y arrancamos con esta combinación naranja que me alegra las tardes y las noches: el hummus de zanahoria o como le digo yo: cummus (carrot+hummus). Que la disfruten!!!

La receta del hummus de zanahoria, del hummus naranja o del cummus

Para 4 personas que aman comer este dip

Ingredientes:

3 zanahorias medianas picadas en cubitos

½ lata de garbanzos (o puedes usar una entera, pero a mi me gusta que el sabor de la zanahoria predomine)

2 dientes de ajo

1 tsp (cucharadita) de sal

2 tbsp (cucharadas) generosas de tahini o pasta de ajonjolí o sésamo

1 tsp (cucharadita) de zatar (es una especie libanesa que puedes reemplazar con un puñito de tomillo+oregano+ajonjolí), pero también si no tienes, déjalo como opcional

2 tbsp (cucharadas) de aceite de oliva

1 tsp (cucharadita) de pimienta

1 tsp (cucharadita) de semillas de comino (si no tienes usa comino en polvo)

Jugo de un limón mediano

Opcional: 1 tsp (cucharadita) de sumack (especie libanesa vinotinto)

Para decorar: un chorrito de aceite de oliva y semillas de girasol o de calabaza.

Para acompañar: palitos de apio, pan árabe o pan pita, tostadas, grissines.

¿Qué hago?

1 Pico en cubitos las zanahorias. En un bowl mezclo las zanahorias con aceite de oliva, el comino, el zatar y el sumack. Estos últimos dos opcionales, pero le dan un sabor delicioso.

2 Precaliento el horno a 200°C / 420 F. En una bandeja para hornear coloco un papel para hornear (parchment paper) y extiendo sobre el las zanahorias. Horneo por 25 a 30 minutos. Si no tienes papel para hornear puedes ponerlas en una refractaria.

3 Retiro las zanahorias del horno y las dejo enfriar.

4 En un procesador agrego todos los ingredientes: garbanzos, tahini, zanahorias y especies.

5 Proceso durante 30-40 segundos o hasta ver que se mezcló todo y se convirtió en dip. A veces las zanahorias si no están muy horneadas, requerirán un poco más de licuado. De todas maneras es rico que queden trocitos enteros en la crema. Sirvo en un bowl, lo meto a enfríar por unos 20 minutos y antes de comer rocío un poco de aceite de oliva y esparzo semillas de girasol o de calabaza (las que tenga o me gusten más!)

Tip #1: dependiendo de qué es lo que te gusta más puedes jugar a subir la cantidad de garbanzo o de zanahorias. A mi me encanta con estas medidas.

Este dip es perfecto para una dieta vegana, para un entrenamiento deportivo o un transformation challenge. Si tienes dudas de como hacerlo, me puedes escribir a foodografos@gmail.com o por instagram @food.o.grafo.