Ovolacto + Postres + Recetas

Vasilopita: la torta griega de año nuevo

Vasilopita (o Vassilopitta): la tradición griega de año nuevo

¿Recuerdan haber tenido un momento en el que se hayan sentido tan felices, tan afortunados? Hace casi un año, viví una linda noche y además, tuve un maravilloso descubrimiento. El 31 de diciembre Jorge y yo aterrizamos en Río de Janeiro para pasar una semana ahí y recibir el 2017 en compañía de su hermano, cuñada y sobrinas. Allá en un hotel cerca de Leblon nos alojamos los primeros días. Esa noche vieja (o llegada del año nuevo), era la primera vez que compartía esa fecha con su familia más cercana. Y lo hicimos siguiendo la tradición de Río que es recibirlo a orillas de la playa y vestido de blanco. Nosotros además, entre los cuatro adultos nos bebimos completico el 2016 en dos botellas de champaña.

Yo como buen adicto del mar que soy, sentí que nada podía estar mejor ahí: rodeado del calor y alegría de la ciudad, con los pies sumergidos en la arena y que se mojaban con las olas, acompañado de gente a la que quiero mucho y de las burbujas del espumante. Me sentí tan feliz en esa linda noche, que aún recuerdo todo claramente. Pero estuvo aún mejor: de pronto en la música que se escuchaba sonó una que le gusta mucho a Claudia, la cuñada de Jorge. Se llama “o qué é, o qué é” de Gonzaguinha.

Aun cuando había estudiado dos años portugués de Brasil y había escuchado muchas canciones, nunca había conocido esta canción. Su letra tan positiva y alegre me reveló un mensaje fantástico, decía: “a beleza de ser um eterno aprendiz” (“la belleza de ser un eterno aprendiz”). Así que el resto de los días que pasamos en Río la banda sonora del viaje sin duda estuvo marcado por este descubrimiento musical. A Jorge como es costumbre le tocó escuchar la canción unas 725 veces.

Luego con los meses fui olvidando esa canción. Sin embargo, en mi tradición de escribir una carta de navidad y bautizar el año siguiente con un adjetivo positivo, conversando con Jorge, nos surgió entre varias palabras, una súper importante: humildad. Esa palabra, tan necesaria, se traduce en muchos significados. Ser humilde es reconocer que no nos las sabemos todas, que tenemos limitaciones y que al identificarlas podemos aprender de ellas, aprender más. Y ser humilde, es también ser lo más antagónico a lo soberbio. Y de orgulloso, yo tengo mucho. Por eso es que yo quiero que en el 2018 la humildad me acompañe, practicarla y deslastrarme un poco de tantos elementos artificiales que me rodean. Quiero recuperar lo que llaman algunos: la verdadera esencia. En esa búsqueda y en esa reflexión que seguramente continuaré en enero del ya casi recién nacido 2018 es que vuelve a aparecer esa maravillosa canción con esa frase que resume en gran parte lo que es para mí ser humilde: la belleza de ser un eterno aprendiz.

Y por eso, para cerrar este año repleto de ganas de que el que venga sea todavía mejor, más positivo y más alegre, lo hago siguiendo tradiciones, esta vez no una mía, sino una de los griegos: comiendo Vassilopitta, la torta o pan de noche vieja. Es una torta en la que se sumerge una pequeña moneda, y que por costumbre le trae buena suerte al que le toca el trozo de torta con ella. Solo ten cuidado de no morderla! Es una torta (o incluso pan) que se hace con ingredientes básicos: harina, huevos y mantequilla, pero que llevo toques cítricos con piel de naranja y limón. Que la disfruten! permitan que el año nuevo se llene de proyectos, aventura, humildad, gratitud y diversión, y además, me rica comida! Y recuerden además, lo que dice Gonzaguinha: “Eu sei que a vida devia ser bem melhor e será, Mas isso não impede que eu repita:É bonita, é bonita e é bonita!” (sé que la vida debería ser mucho mejor y será, más eso no impide que repita que es bonita y es bonita y es bonita).

La receta de la Vasilopita o la torta griega de año nuevo

Para una torta grande: 12-15 trozos

Ingredientes:

1 moneda pequeña

3 tazas de harina de trigo (tradicional o para todo propósito – all purpose)

14 tbsp (cucharadas) o 250 gramos de mantequilla a temperatura ambiente

2.5 tbsp (cucharadas) de polvo para hornear

1 pizca de sal

5 huevos

1 tsp (cucharadita) de extracto o esencia de vainilla

1 ¼ taza de azúcar

1 taza de leche entera

¼ taza de brandy (o ron como sustituto)

1.5 tbsp (cucharada) de piel de naranja rallada

1 tbsp (cucharada) de piel de limón o lima rallada

1/3 taza de almendras fileteadas

Para decorar: usar azúcar pulverizada o nevazucar.

Nota: estas medidas fueron adaptada de la receta original para que funcionaran mejor en horneado a alturas como las de Bogotá (2600 metros), ver tip #1 en el que indico las cantidades originales.

¿Qué hago?

1 Precaliento el horno a 350 F / 180°C. Tomo un molde metálico grande circular de 30cm de diámetro y lo engraso con mantequilla y luego espolvoreo un poquito de harina de trigo.

2 En un bowl mezclo los ingredientes secos: harina, sal y polvo para hornear.

4 En otro recipiente bato manualmente la mantequilla con azúcar hasta que se mezclen bien y quede una consistencia cremosa.

5 Agrego los huevos (uno por uno) a la mezcla de mantequilla y azúcar y voy batiéndolos manualmente hasta que se combinan bien.

6 Continúo con la vainilla y la piel de naranja y limón, y mezclo unos segundos.

7 Agrego los ingredientes secos a la mezcla de huevos y mantequilla, pero en tandas, alternando con el brandy y la leche, es decir, agrego la mitad de la harina, luego la mitad de la leche y el brandy y nuevamente la otra mitad de la harina y por último, el resto de leche y brandy. Por último, agrego las almendras y mezclo para que se integren bien en toda la masa.

8 Paso la masa al molde para hornear y justo después de eso dejo caer la moneda.

9 Horneo a 350 F / 180°C por 35-45minutos sin abrir el horno. El mejor indicador es abrir el horno a los 40 minutos e introducir un palito de madera y verificar si sale seco.

Dejo enfriar unos minutos y desmoldo. Sirvo en una bandeja.

Como es una torta de año nuevo, puedes escribir los números del año nuevo en papel y esparcir azúcar pulverizada para que quede el mensaje!

Espero que la disfrutes y que te salga la moneda!

Tip #1: al hacer inicialmente la torta con las cantidades originales a los 20 minutos creció la masa en el horno y cayó. Esto es porque Bogotá está 2600 metros. En nuestro interés por entender el horneado a las alturas siempre sugieren aumentar los componentes líquidos como la leche y los huevos. Pero si estás en una ciudad no tan alta o al nivel del mar usa las cantidades originales que son las indicadas en esta receta a diferencia de estas:

Disminuye la leche de 1 taza a ¾ de taza

Disminuye los huevos de 5 a 4

Aumenta el azúcar de 1 ¼ de taza a 1 ½ de taza.

Tip #2: esta es una tradición de año nuevo usual en Grecia. Permítete hacer algo diferente para este cierre de año.

Y al 2018 le pido lo que acompaña esta torta: amor y afectos, mi cámara para hacer fotos comestibles, libros, lapices para escribir historias y recetas y una nave para volar a muchos lugares que quiero conocer!!! y el reloj de arena para tener tiempo para todo esto!

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,