Recetas + Saludable + Vegano

Escalivada catalana

2002. Escalivada catalana

En el libro que estoy leyendo en estos días, Murakami plantea mundo real paralelo al mundo actual. No es un mundo imaginario, es tan solo otro que ocurre con las mismas personas, los mismos lugares, los mismos vehículos, solo que mucha gente no se da cuenta. La única diferencia realmente notable de cambio de mundo es que hay dos lunas en el nuevo.

Si eso fuera posible y yo pudiera vivir en un mundo paralelo, me encantaría que mi relación con la comida, fuera la misma que tengo en este: la de plena curiosidad. Porque a mi me apasiona comer cosas nuevas, tratar de hacer lo  que como y además, evocar recuerdos a través de la gastronomía.

Como me sucede cada vez que pruebo la escalivada, uno de mis platos catalanes preferidos. Esa receta tan sencilla y tan libre de pretensiones que se adueña de muchos ingredientes mediterráneos es para mi un bonito viaje a mi época universitaria en Barcelona. Este plato, de origen proveniente de comunidades rurales de Catalunya, muchas veces lo vi acompañar pescados y otras proteínas.

Yo por mi parte lo he integrado a la dieta de mis días veganos, porque es muy saludable y bajo en calorías. Yo le di a esta receta mi toque foodógrafo, pero respetando su esencia. Que la disfruten.

 

La receta de la escalivada

Para 4-6 personas

Ingredientes:

2 pimentones muy rojos grandes

2 cebollas blancas grandes

2 berenjenas grandes

1 tomate muy rojo grande

3 dientes de ajo (si no te gusta el ajo puedes excluirlo)

2 chorros de aceite de oliva extravirgen (uno para hornear los vegetales y otro para el final)

Sal y pimienta

Opcional: alcaparras comunes y hojitas de albahaca.

¿Qué hago?

1 Precaliento el horno a 200-220°C (400-430 F)

2 En una refractaria de vidrio coloco una al lado de otra los vegetales enteros. Agrego dos dientes de ajo. Polvoreo con un puñito de sal y esparzo un chorro de aceite de oliva sobre todos los vegetales.

3 Pongo a hornear a 200°C (400 F) durante una hora volteando con cuidado los vegetales cada 15 o 20 minutos. Es usual que el remanente del aceite caliente en el horno se vea con pequeños chispazos.

4 Retiro del horno y dejo enfriar un poco. Procedo a quitarle la cáscara al pimentón, berenjena y cebollas.

5 Suelen estar un poco quemadas. Corto los vegetales es tirar largas y los pongo una al lado del otro en el molde en el que serviré.

6 Corto el ajo rostizado en pequeños trozos y los esparzo entre las lonjas de vegetales. Polvoreo sal y pimienta sobre las tiras, un chorrito más de aceite de oliva y decoro con las alcaparras y hojas de albahaca (esto es opcional). Agrego el tomate picado en dos, para que su jugo se mezcle con el aceite de oliva y le dé aún más sabor.

7 Algunas personas suelen agregar el diente de ajo restante crudo picado en trocitos muy pequeños y lo mezclan entre los vegetales.

Aunque por lo general se sirve separado, a mí me gusta mezclar los 3 vegetales y crear mi propia torre de escalivada como esta:

Puedes servir con pan, acompañando una proteína como pescado o carne, o simplemente hacer como yo que es uno de mis componentes en mis días vegetarianos.

Si no te comes todo, puedes guardarlo en la nevera y te dura muchos días! También las cantidades de vegetales, dependerán de lo que más te guste comer. Como a mí me encanta el pimentón, yo horneo un poquito más para que el rojo sea el color predominante de mi escalivada.

Como siempre te invito a seguir mi cuenta en instagram @food.o.grafo para que estés al día con las recetas de foodógrafo!