Esponjado de limón

2016. El esponjado de limón y el primer año de Foodógrafo!

Si alguien me pidiera un consejo de vida, le diría siempre: haz cosas que te apasionan, así podrás ser feliz. Inviértele tiempo a tus sueños. Trabaja en ellos. No quiero sonar una persona que te da discursos de autoayuda, pero aunque a veces no lo parezca, la vida está llena de cosas buenas. Alguien seguramente me dirá que no siempre hacer cosas que te gustan es del todo posible, porque tienes ciertas responsabilidades a las que no puedes faltar y debes sacrificar unas por otras. Pero yo soy un ejemplo de que si es así. Mi trabajo principal desde hace años ya no tiene el mismo encanto que cuando empecé. Eso podría definirse como que hoy soy un hombre frustrado. Sin embargo, debo confesar que más bien me sucede lo contrario. A falta de un trabajo que me entusiasme exponencialmente, el resto del día logro incorporar cosas que me hacen muy feliz. Durante muchos años lo sigo haciendo y esas actividades van variando con el tiempo y otras se mantienen estáticas, pero al fin y al cabo, me alegran.

Yo trazo en mi vida lo que es más importante, para que en el resumen de la semana, el mes o el año pueda decir: ha valido la pena vivir así. Y entiendo cada vez más que cada uno de nosotros tiene una versión de la felicidad: unos sueñan con una linda familia con niños y mascotas, otros con éxitos profesionales y con llegar a ser algún día: directores o presidentes de una empresa. Otros tal vez, como yo, menos ambiciosos, hemos decidido que los viajes constituyan parte fundamental de nuestra vida y así poder soñar con conocer gran parte del globo terráqueo mientras pueda y probar todas los nuevos platos que me encuentre en el camino.

Y la gente pensará (¿realmente importa?) porque soy tan feliz. Esta es mi respuesta: cuando yo sueño algo lo logro. Soñé con correr un maratón y lo hice. Soñé con vivir fuera de Venezuela, y pude. Y todavía tengo una lista larga de sueños que quiero hacer realidad. A veces soy lento, lo confieso, pero finalmente saco la energía no sé de dónde (tal vez me da el impulso Jorge o algún amigo) y me lanzo al agua. Quizá haya algo de soberbia, pero no me dejo vencer. Uno de esos componentes que siento en estos momentos de mi vida de tanta alegría, es haber podido arrancar Foodógrafo. No me canso de repetirlo. Me hace demasiado feliz. Y hoy puedo decir que este proyecto que arrancó “públicamente” el 23 de abril de 2016, este domingo cumple un año.

Por eso para soplar la primera vela de Foodógrafo, nos animamos en casa a preparar un rico postre de la autoría de la tia Clara Inés de Jorge: el delicioso esponjado de limón con una rica salsa dulce que son una fantástica combinación. Que disfruten esta receta tanto como yo disfruto publicarlas y compartirlas con ustedes.

Salud! (suenan copas)

La receta del Esponjado de Limón:

Para 8 personas (o para una muy golosa)

Ingredientes:

Para el esponjado:

1 taza de jugo de limón (usar 100 ml de zumo de limón y 100 ml de agua)

1 lata de leche condensada

3 claras de huevo

2 sobres de gelatina sin sabor (sobres de 7,5 grs cada uno)

Para la salsa dulce:

1 lata de leche condensada

2 latas de leche evaporada

3 yemas de los huevos a los que le quitaste las claras

1 tsp (cucharadita) de esencia de vainilla

¿Qué hago?

Para el esponjado:

1 Disuelvo la gelatina en 10 cucharadas de agua a temperatura ambiente y caliento 30 segundos en el microondas para que se disuelva.

2 Pongo a batir las claras a la nieve (usando velocidad media).

3 Agrego la leche condensada, el jugo de limón y la gelatina sin sabor disuelta en las claras a punto de nieve y mezclo manualmente hasta que se integran todos los ingredientes.

4 Paso la mezcla a un molde mojado con un poquito de agua y meto a la nevera por unas 4 horas a fines de que cuaje bien. Para este postre suelo usar un molde metálico alto, pero puedes usar uno de vidrio.

5 Retiro de la nevera. Desmoldo sumergiendo el molde brevemente en agua caliente (máximo 5 segundos). Se ralla cascara de limón sobre el desmoldado.  Puedo decorar con un limón arriba.

Para la salsita dulce:

1 Pongo todos los ingredientes en una olla y mezclo ligeramente con una paleta de madera.

2 Procedo a calentar los ingredientes a fuego medio-bajo hasta que hierva. Cuando hierve bajo el fuego al mínimo durante 3-5 minutos, se deja enfriar (mientras está caliente no parece estar muy espesa pero cuando enfría toma la consistencia correcta)

Una vez tengo las Sirvo y agrego cucharadas de la salsita para que se combine con el esponjado. Es delicioso!!!

Tip super importante: Desmolda el esponjado justo en el momento que lo vas a servir o al menos dejalo en la nevera, porque es un postre frio y se deshace con el calor.

Como siempre te invito a apoyar mi sueño siguiendo mi cuenta en instagram: @food.o.grafo

You may also like - También te puede interesar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *