Albóndigas vietnamitas de camarones

2015. Receta vietnamita de albóndigas de camarones

Cuando en agosto de 2015 me visitó mi primo Antonio, para que conociera nuestra casa y nuestra comida, le organizamos una cena con amigos. En ese entonces llevábamos poco tiempo de volver de vacaciones por Asia y yo estaba súper emocionado de preparar platos de Vietnam y Tailandia. Por eso, me busqué una receta de Chao Tom, una de mis comidas preferidas. El Chao Tom son unas especies de pinchos de palma de azúcar que se hacer con carne de camarones triturado mezclada con otros ingredientes.

Así que me puse en la tarea y apenas empecé a asar los primeros pinchos se me deshicieron totalmente. El plato principal de mi cena había quedado arruinado y a minutos de que llegaran todos los invitados. Sin embargo, cambié la estrategia. Tomé la mezcla de camarones, les agregué panko (un estilo de pan rallado asiático) y formé bolitas. Las horneé y así pude crear unas deliciosas albóndigas de camarones inspiradas en una receta vietnamita.

A veces improvisar es super necesario en la cocina y se pueden crear opciones muy ricas a partir de otras. Solo falta un toque de creatividad. Espero que disfruten esta deliciosa receta de albóndigas que además de fáciles son muy saludables!

La receta de las albóndigas de camarones

Para 4 personas. Salen unas 24-30 albondigas.

Ingredientes:

1 libra o 500 gramos de camarones pequeños o medianos, pelados y cocidos unos minutos (algunos los venden precocidos)

¼ tsp (cucharadita) de sal

2 tsp (cucharaditas) de maicena (cornstarch)

2 tsp (cucharaditas) de azúcar morena

¼ tsp (cucharadita) de pimienta recién molida

2 tsp (cucharaditas) de fish sauce (salsa de pescado)

1 huevo grande ligeramente batido

2 dientes de ajo picadito y triturado

2 tbsp (cucharadas) de cebolla roja normal o tipo shallot picadita

Un puñito de cilantro picadito

8 a 12 hojitas de menta

½ taza de Panko (o miga de pan o pan rallado)

¾ de taza de Nuoc Cham dipping sauce con tamarindo (necesitas azúcar, limón, salsa de pescado y jugo de tamarindo concentrado)

¿Qué hago?

1 Lavo los camarones y verifico si ya están precocidos o crudos. Lo sé por el color. Si son rosados o naranja, ya están listos, si son grises palidos, debo calentar agua y ponerlos a cocinar unos 3 minutos hasta que cambien de color. Cuelo los camarones y los dejo enfríar.

2 En un procesador pongo los camarones con todos los demás ingredientes excepto el panko. Proceso por unos 20 segundos. Apago, revuelvo un poco y vuelvo a procesar, hasta que se forma una masa con todos los ingredientes mezclados.

3 Agrego panko y mezclo nuevamente. Ya con la masa lista (recomiendo si tienes tiempo dejarla reposar una hora o un poco más) formo bolitas.

4 Horneo por 15 minutos a 180°C o 350 F o hasta que se vean doraditas. A veces puede tomar unos 20 minutos.

5 Las bolitas es recomendable acompañarlas con una salsita. La dipping sauce consiste en mezclar jugo de un limón grande, dos cucharaditas de azúcar morena, una cucharada de fish sauce y dos de jugo de tamarindo concentrado (no tan aguado). Se mezcla y se sirve junto a las albóndigas.

Puedes acompañar las albóndigas con arroz, quinoa, vegetales, hojas de lechuga, entre otros.

Tip #1: Yo he hecho las bolitas sin panko, pero es una realidad que la textura de la masa es más difícil de manipular, pero si quieres una receta gluten free, puede ser esta la opción.

Tip #2: Puedes ensayar hacer tu mismo el chao tom sin agregar panko y comprar unos palitos de caña o palma de azúcar.

Si tienes dudas por favor escríbeme a foodografos@gmail.com o por Instagram @food.o.grafos. Esta receta es ideal si estás haciendo dieta o un transformation challenge de Crossfit o de otra disciplina deportiva.

Continue Reading

Hamburguesas de salmón con alioli de aguacate

2016. Hamburguesas de Salmón con alioli de aguacate

Uno de mis descubrimientos más simpáticos de mi vida en Bogotá es que hay muy buenos lugares para disfrutar de una buena hamburguesa. Aquí abundan los restaurantes que crean nuevas combinaciones y de hecho es usual leer en la prensa ranking de las mejores de la ciudad.

Continue Reading

Nammurah: el postre del primer beso

1987. Nammurah: el primer beso

Una vez pregunté en unos cursos de cocina libanesa que dí hace un mes, ¿cómo fue tu primer beso? Nadie respondió que fue lindo y memorable. Lo cual es de suponer, porque los primeros besos de la adolescencia, suelen ser torpes y experimentales, ya que besar es un arte. Sin embargo, tiene su talento y pienso que muchas veces reconocemos alguien que nos gusta por como besa, ya que es en las mayoría de la veces, el primer encuentro afectivo que tenemos con alguna persona. Todo empieza con el beso.

Continue Reading

Ensalada de quinoa con espárragos y edamames

2014. Ensalada de quinoa con espárragos y edamames

Cuantas veces nos ha pasado que odiamos los finales. No soportamos finales tristes en las películas, que nos termine la persona que nos gusta tanto, o que simplemente culmine el fin de semana y aparezca el tan temido lunes. En occidente no estamos diseñados para entender los finales y mientras que en Oriente celebran la partida de un ser querido, nosotros nos entristecemos enormemente, porque queremos pensar que nada debería acabarse, mucho menos una vida de un afecto cercano.

Continue Reading

Risotto de pasta orzo con champiñones, limón y tomillo

2015. Risotto cremoso de orzo con champiñones, limón y tomillo

Siempre me ha llamado la atención que aunque los restaurantes de cocina de autor, o los que llaman gourmet o los atendidos por un chef reconocido, sean de los espacios gastronómicos más creativos, también tienen ciertos patrones. Suele haber (cometiendo el error de generalizar) una variedad de proteínas: un buen lomo, algo de pollo y pavo, y algunos pescados y mariscos. Luego hay un espacio a la pasta y nunca, o casi nunca, falta un risotto.

Continue Reading

Curry verde con pollo (chicken green curry)

2015. Curry verde con pollo (chicken green curry)

Tailandia es un país con muchas maravillosas recetas, de las cuales muchas de ellas ya las hemos empezado a publicar en estas paginas comestibles. Sin embargo, cuando pienso en ese lugar es inevitable que recuerde con mucho apetito los ricos curry que nos comimos en Bangkok y Chiang Mai.

Continue Reading
1 2 3 10