Nammurah: el postre del primer beso

1987. Nammurah: el primer beso

Una vez pregunté en unos cursos de cocina libanesa que dí hace un mes, ¿cómo fue tu primer beso? Nadie respondió que fue lindo y memorable. Lo cual es de suponer, porque los primeros besos de la adolescencia, suelen ser torpes y experimentales, ya que besar es un arte. Sin embargo, tiene su talento y pienso que muchas veces reconocemos alguien que nos gusta por como besa, ya que es en las mayoría de la veces, el primer encuentro afectivo que tenemos con alguna persona. Todo empieza con el beso.

Continue Reading

Dip libanés de yogur (o labneh)

1994. Dip libanés de yogur (o labneh)

En 1994 fue la primera vez que visité la tierra donde nacieron mis papas: el Líbano. Viajamos mis dos hermanos, mi madre y yo. Nunca había salido de fronteras venezolanas y no sabía lo que era volar en avión. Cuando llegamos a Beirut, el reencuentro de mi mamá con sus hermanos y su madre fue muy emotivo. Volamos al medio oriente para quedarnos allá más de 3 meses.

Continue Reading

Muhamara: el dip de pimentones rojos asados con nueces

1993. Muhamara: un encanto sirio

Venezuela durante muchos años fue un país de recibir inmigrantes. Mientras en muchas partes del mundo las cosas estaban difíciles entre los 50 hasta los 80s, en Venezuela se destilaba oro negro por casi cada rendija y las tierras eran fértiles. Fue así como llegó mi abuelo libanés con su barril de aceitunas a Caracas, y como los abuelos y padres italianos, españoles, chinos y portugueses de mis amigos también aparecieron por esas tierras fértiles del norte de Sudamérica. Luego llegaron argentinos, uruguayos y colombianos. Incluso a todas las esquinas, hasta las de mi pequeña ciudad: San Juan. Mis padres y tíos libaneses tenían amigos de otras nacionalidades que los llamaban paisanos. Y los que no tenían una generación extranjera muy cercana, nos solían llamar a los que sí: “musiú”.

Continue Reading

El falafel y el viaje hacia mi infancia

1985. El falafel y el viaje hacia mi infancia

A veces pienso que en el mundo, existen personas que se mueven y otras más bien estáticas. Soy de esa especie que no soporta quedarse en casa cuando tiene vacaciones. En mi flujo de caja siempre estoy pagando los viajes que realicé meses anteriores y mientras hago eso, ya estoy programando un nuevo viaje. Lo sé, soy un desastre. A mis 35 años he coleccionado más experiencias y millas, que ahorros para una casa propia.

Continue Reading

Babaganush: la receta de la crema de berenjenas

   1986. Babaganush: la receta de la crema de berenjenas

Durante mi infancia el encuentro con los dips o las cremas era muy diferente al que tengo actualmente. En estos días, muchos de los dips que hago tienen de base el queso crema o el parmesano. Pero cuando tus raíces son libanesas, te das cuenta que el queso aparece de otra forma y que las cremas se hacen con base de vegetales y tahini (pasta de ajonjolí). Si bien me cuesta decidirme por cual es mi favorita, debo reconocer que el babaganush en mi adolescencia era una especie de adicción. Creo que durante muchos años no supe reconocer la berenjena en otra manera que no fuera bien quemada hasta que soltara el sabor ahumado y fuera devorada por todos con el pan en el almuerzo. En las comidas en casa no podía faltar hummus, o labne, o esta.

Continue Reading

El hummus que se hace en casa!

1994. El hummus que se hace en casa. 

Se vieron alguna vez “Mi gran boda griega”? una de las mejores escenas de esa divertida película, es casi la primera, cuando ella era niña y llevaba al colegio un gyro, mientras sus compañeros comían un sandwich. A mi también me pasaba cuando era niño! ya que aunque soy venezolano, mis papas son inmigrantes libaneses. Por eso, en vez de llevar arepas y empanadas al colegio, solía llevar un “wrap” de pan árabe relleno de yogurt (laban) y trozos de pimentones o una “pizza” de zatar (oregano+tomillo+ajonjolí en aceite de oliva). Obviamente, mis compañeros se quedaban viendo mi desayuno como una cosa rara, pero a mi no me importaba, porque en el mundo no existía algo más rico que eso. Así que el hummus es de esos platos que me han acompañado toda la vida, desde que era pequeño.  Es por eso, que la cocina libanesa siempre me acompaña adonde voy y la que siempre evoca mi infancia. Por eso cuando aprendo a cocinar un nuevo plato libanés, siento que se me hace más fácil que cuando pruebo hacer algo de otro origen, tal vez es cocina intuitiva.

Continue Reading